Contáctenos hoy (877) 568-8468

El apoyo de otros padres ayuda a una familia a reconciliarse y a servir a su comunidad

Krystal y Armando son miembros trabajadores y solidarios de la comunidad de Ash Fork.

Son dueños de un negocio e impresionan a los que los conocen con todo lo que hacen para hacer de Ash Fork un lugar mejor.

"Quiero devolver a esta comunidad y ayudarla a tener una mejor reputación", dijo Armando.

La pareja se propuso ser una influencia positiva y abogar por las personas que viven en Ash Fork, que está a unos 80 kilómetros al oeste de Flagstaff.

Sus sentimientos hacia Ash Fork han vuelto al punto de partida, principalmente debido a las dificultades que tuvieron durante la transición a la zona. Más específicamente, una situación que llevó al Departamento de seguridad infantil a tomar a su hija en custodia.

En ese momento, Krystal y Armando estaban devastados

"No podía sostener a mi bebé todos los días", recordó Krystal, "no podía hacerla sentir mejor cuando estaba enferma. No podía darle besos".

A medida que el caso avanzaba, trataron de lograr lo necesario para reunirse con su hija. Sin embargo, en varias ocasiones se le dijo a la pareja que necesitaban salir de Ash Fork para tener más acceso a los recursos de la comunidad y a un círculo de apoyo.

Manejarse en el sistema de bienestar infantil puede ser difícil mientras se vive en una comunidad rural, pero Krystal y Armando se sintieron conectados con la gente de Ash Fork. No querían mudarse. Querían que su hija volviera a casa a la comunidad que conocía.

El Departamento de servicios a menores (DCS) les ayudó con las tareas de su plan de caso, pero Armando y Krystal tuvieron que resolver muchas cosas por su cuenta.

"Una de las mayores barreras para vivir en este pueblo rural eran las dificultades financieras", destacó Krystal. "Fue una dificultad financiera tratar de encontrar vivienda, dinero para la gasolina, arreglar la casa que encontramos para hacerla habitable, encontrar empleo, mientras tratábamos de cumplir todos los requisitos del sistema para la reunificación".

Como desafío adicional, Ash Fork está ubicado lejos de muchos servicios requeridos. La familia necesitaba viajar todas las semanas para completar las tareas de su plan de caso.

Krystal y Armando se sentían abrumados. Les preocupaba no poder realizar las tareas necesarias para reunirse con su hija.

Afortunadamente, durante este proceso, conocieron a alguien en la corte que les recomendó el apoyo del Family Involvement Center.

"Al principio estuve de acuerdo, pero luego no estaba segura de que fuera una buena idea porque ya teníamos muchas cosas en la cabeza", dijo Krystal. "No teníamos idea de cómo podíamos agregar una cosa más".

Aunque la pareja consideró rechazar la ayuda, se reunieron con un compañero del FIC. Salieron de la primera reunión impresionados y decidieron que era necesario obtener la orientación que ofrecía el Family Involvement Center.

"[En el FIC] nos ayudaron con recursos, información, a comprender los términos que la gente nos decía y que no tenían sentido al principio, y dedicaron tiempo a ayudarnos a comprender el proceso", dijo Krystal.

Con la ayuda del FIC, Krystal y Armando consiguieron los servicios necesarios, incluyendo clases para padres y transporte a la corte.

"El FIC estaba allí para ayudar, explicar, calmarnos y hablar en cualquier momento que necesitáramos hablar", dijo Krystal. "Lo más importante es que [nuestro compañero del FIC] nos dio esperanza al destacar las cosas que eran positivas y que iban bien".

Tardó unos siete meses, pero Armando y Krystal finalmente se reunieron con su hija.

"Toda esta experiencia nos dio muchas herramientas que no teníamos antes", señaló Krystal. "Seguiremos usando estas herramientas todos los días. Tenemos tanta suerte de vivir una vida mejor".

En la actualidad, Krystal y Armando están creando un servicio muy necesario en Ash Fork. Arreglan coches a un precio razonable, para que los miembros de la comunidad que sufren la falta de transporte tengan acceso a vehículos asequibles.  

"Nos encantaría devolver a nuestra comunidad lo que hemos aprendido, ya que hay muchas personas en la misma posición en la que estábamos, y queremos ayudar en todo lo que podamos", dijo Armando.

Gracias al trabajo que el Family Involvement Center realiza en las zonas rurales y urbanas de Arizona, más familias pueden vivir las vidas que desean y retribuir a sus comunidades.

Obtenga apoyo ahora
Seleccione GUARDAR