Contáctenos hoy (877) 568-8468

Los padres unidos transmiten esperanza compartiendo su experiencia

Cuando Lindsey Shine descubrió el Family Involvement Center, tenía 25 años, estaba embarazada y era madre de dos niños bajo la custodia del Departamento de seguridad infantil (DCS), el sistema de bienestar infantil del estado.

Los niños fueron cuidados cuando todos vivían con familiares. Para que se quedaran con los parientes, Lindsey tuvo que abandonar el hogar familiar, lo que le hizo continuar su larga historia de falta de vivienda. Comenzó a vivir en una serie de moteles, en la calle y en compañía de personas que también luchaban por sobrevivir y consumían drogas para hacer frente a la situación.

Al principio, Lindsey tuvo poco contacto con cualquier persona del DCS durante muchos meses. Cuando se ponía en contacto con alguien, a menudo esa persona era reemplazada por otra y Lindsey tenía que empezar todo de nuevo. Este ciclo provocó retrasos, y a Lindsey le resultó difícil participar en los servicios.

Eventualmente, el plan del caso se cambió a separación. Cansada de vivir en la calle y de ser víctima de la violencia, Lindsey encontró un hogar para mujeres embarazadas con trastornos por consumo de sustancias. Mientras estaba allí, se le alentó a participar en los servicios de curación. La ayuda profesional era muy necesaria debido a los muchos traumas que Lindsey experimentó durante su vida.

Entonces Lindsey encontró el Family Involvement Center. Se le asignó una madre compañera, Shelby, que vio a una persona que necesitaba ayuda. Shelby le proporcionó a Lindsey apoyo y asesoramiento para orientarse en el plan de caso del DCS. Durante este tiempo, Lindsey decidió dar a su hijo no nacido en adopción. Shelby le proporcionó a Lindsey el apoyo que tanto necesitaba durante todo el proceso.

Lindsey comenzó a asistir a las clases de crianza ofrecidas por el Family Involvement Center y asistió constantemente durante casi 9 meses.

"Absorbí la información que aprendí en las clases para padres y comencé a crecer en este entorno", dijo Lindsey.

También participó en el Tribunal de tratamiento familiar, que le brindó apoyo y orientación para abordar su consumo de sustancias. Como resultado, el plan de caso del DCS se cambió de nuevo a la reunificación.

Desafortunadamente, poco antes de que sus hijos mayores volvieran a casa, ocurrió una tragedia cuando el novio de Lindsey de mucho tiempo falleció. Gracias a la red de apoyo de la que se rodeó, Lindsey dice que pudo superar su muerte, así como el resurgimiento de su familia para estar juntos una vez más.

Cuando Lindsey terminó el tratamiento en el Tribunal de tratamiento familiar, el juez le recomendó a Lindsey un nuevo programa, también dirigido por el Family Involvement Center, llamado Padres para Padres. Este programa ofrece apoyo de otros padres a los padres a los que recientemente se les quitaron sus hijos. A los padres se les asigna un padre que tuvo éxito en su propio caso con el DCS.

La participación de Lindsey comenzó hace casi dos años. Continúa brindando apoyo a sus pares a través del programa Padres para Padres hasta el día de hoy. Solo en septiembre, dos padres a los que Lindsey apoyó, cuyos planes de caso eran la separación, se han reunido con sus hijos. Ambos le dan crédito a Lindsey por proveer apoyo y acompañarlos en sus recorridos.

Hoy en día, Lindsey se mantiene activa en su ciudad, en busca de cambios a través de la Junta asesora de padres, la Asesoría de prevención colaborativa y el Equipo de acción de orientación familiar. Ha hecho muchas presentaciones a la comunidad, así como a la oficina del gobernador e incluso a los jueces de dependencia entrantes. Lindsey se enorgullece de servir a su comunidad y de contribuir a mejorar el bienestar de los niños.

"Absorbí la información que aprendí en las clases para padres y comencé a crecer en este entorno", dijo Lindsey.

Obtenga apoyo ahora
Seleccione GUARDAR